La negación de la angustia

por Agustina Bloom

Apenas podía deletrear la palabra “angustia” mientras terminaba el segundo café de la mañana. Sabía que detrás de esa puerta estaba el mundo con sus otras puertas, un mundo con personas que van y vienen y que probablemente no entiendan por qué van y vienen. Mientras que el tiempo pasaba, ella seguía como estática bajo la pesadumbre de una cosa negra aplastándole la existencia interna. Aunque el café sabía muy bien y estaba todo muy controlado allá afuera.

 

Cerró los ojos durante un minuto. Uno solo. Descubrió que detrás de los ojos abunda el vacío, el abismo, el arduo sacrificio de lo inconsciente tratando de no hacer tanto ruido. En algún momento suspiró y pudo deletrear esa palabrita entre comillas de la primera oración del párrafo anterior. Recordó que en el amor no es todo rosa y mucho menos amor. Es decir que el amor era como una glucosa sobreviviente de tanto café amargo y cosas por el estilo. No obstante, al abrir los ojos, el mundo se deformó a tal punto que perdió el control y ya no había café y tampoco personas en su vaivén habitual. Nuevamente se había ido de eje y próximamente estaría cerrando los ojos de nuevo para recobrar vida y tomar otro café.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Ann Valls - Siempre conmigoCat Yuste - Juego de Cartas

¿QUIERES LEER MUCHOS MÁS CUENTOS CADA SEMANA?

MUCHÍSIMAS

GRACIAS ^^