LAS TORMENTAS DEL VERANO

por Ártico

El gris plomizo de la tarde cae sobre mis hombros con más peso del que tiene mi conciencia. Los edificios antiguos de la capital parecen observarme entre risas mientras camino tratando de refugiarme de la lluvia. Tengo que detenerme en un portal a secarme las gotas que pueblan los cristales de mis gafas con la parte seca de la camisa. Miro la esfera del reloj sabiendo que voy a llegar tarde a casa, sabiendo que todo lo que tengo que hacer volverá a quedar a la espera un día más.

Tomo aire y salgo de nuevo a calarme hasta los huesos. En el fondo no está tan mal empaparse por completo con una tormenta de verano, supongo que porque siempre me recuerdan a ella y casi siento su olor en la piel.

Admito en voz alta que nunca me recuperé de su amor, que nunca quise hacerlo, ni tampoco buscar a quien pudiera hacerme olvidarla. Decidí quedarme con las heridas abiertas de por vida, que nadie más merecía volver a hacerme daño después de que sus besos y sus huesos chocaran contra los míos.

Un semáforo en rojo me obliga a detenerme y al elevar la mirada la veo. Distingo a unos metros su figura, su sonrisa ladeada, su pelo.

Semáforo en verde.

Sonrío.

Lleva paraguas.

Pasa de largo.

Y sólo deseo que llueva más fuerte.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
trenes subir grela bravoPor saber de ti - Cesar Poetry

¿QUIERES LEER MUCHOS MÁS CUENTOS CADA SEMANA?

MUCHÍSIMAS

GRACIAS ^^