Éramos tan jóvenes

por Jesús Garabato

Aunque no lo recuerdo, algún día quise decírtelo; pero seguramente ni supe ni pude hacerlo. Desgraciadamente, vivías sojuzgado por la vida;  por tu vida y por nuestra mala vida. Éramos demasiado jóvenes. Queríamos y teníamos que disfrutar de esa juventud. Bebérnosla. Nada ni nadie podía detenernos. Ni siquiera tú. Al regresar, cada madrugada, tu sonrisa ausente restañaba las heridas de mis lágrimas.  Y de sus gritos y sus golpes. Esos que tú no oías. Esos que, quién sabe, si sentías.  Ahora, vieja y sola, me atrevo a decirte que me arrepiento. Y que te quise. Aunque, como siempre, no puedas oírme, pero liberado al fin de los abismos de tu mente y de tu cuerpo. Lo siento, hijo.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
microcuentos-con-sabor-verano

¿Quieres nuestro ebook de microcuentos GRATIS?

Déjanos tu email y te lo mandamos GRATIS

¡Genial! 😍 😍 Te hemos enviado un email para confirmar tu dirección y poder enviarte nuestro ebook. Revisa tu buzón de promociones o correo no deseado, podría llegarte ahí nuestro correo.

Sara Olivas - Juego de ajedrezManuel Bocanegra - Cita Sant Jordi