38 ESPECIAL

por Palabrassiere

El frío del metal del revólver Colt de su difunto esposo era lo único que podía calentarle el alma en esos oscuros instantes.

El sonido era como de pezuñas, clac, clac, clac-clac, las pisadas eran lentas y pesadas, se escuchaban como al acecho.

La lámina era de metal y parecía estar aguantando un peso considerable, la cosa se había movido sobre la esquina de la habitación, y para ese entonces, la Señora llevaba ya casi quince minutos sobresaltada en la cama, en silencio, observando en la oscuridad, conteniendo su respiración y tratando de descifrar la naturaleza de la bestia.

Las gotas de sudor frío colgando en su quijada brillaban en la tenue luz que se colaba por la ventana. Solamente el cristal separaba la densa selva del interior de su habitación. La cosa se movió al centro del techo, las pezuñas o las garras empezaron a rascar, tratando de cavar un agujero en el metal galvanizado para atravesarlo.  El sonido se hizo insoportable y estridente, entonces en medio del pánico y en un acto de supervivencia decidió delatarse encendiendo la luz para enfrentarse incluso al  mismísimo demonio.

La lámina estaba hundiéndose, el peso empezó a vencer la dureza del metal, ella apuntó el cañón hacia la cosa y disparó varias veces, clac, clac, clac-clac, maldita sea,  el revólver estaba vacío, le habían sacado las balas por su seguridad.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
rodar rodrigo andreuultimo por favor javier puchades

¿QUIERES LEER MUCHOS MÁS CUENTOS CADA SEMANA?

MUCHÍSIMAS

GRACIAS ^^