El tren de mi locura

por Penseitor

Hoy he venido a la estación. Me he sentado en un banco, frente a los andenes. He perdido la mirada entre el trasiego de personas y el interminable ir y venir de esos trenes que llegan o parten de sus sempiternas vías. Y he pensado irremediablemente en ti.

Siempre supe que tú habías sido mi mejor estación. Detenerme aquel día frente a tus ojos y descubrir el horizonte de tu mirada supuso encontrar el tren que cada uno de nosotros esperamos que cruce al menos una vez en nuestra vida. Pero te dejé marchar. Quizá porque tuve miedo a no saber subirme a un tren en marcha lleno de sueños que yo no había empezado. Quizá porque entendí que, a veces, lo importante no es el trayecto del tren, sino haber coincidido con él un día cualquiera en una estación cualquiera.

Hoy he venido a la estación. Y con la mirada perdida entre la gente y los trenes, he vuelto a sonreír. Porque yo sé que todos tenemos una estación y un tren. Aunque seas alguien como yo que va siempre a pie a todos sitios y le gusta tener los pies en el suelo. Y aun así, claro está, también descarrile a veces. Sobre todo cuando pienso irremediablemente en ti.

Escritor

penseitor

Penseitor




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Rodrigo Andreu - Un dia vezJota Santatecla - Gobernados por relojes

¿QUIERES LEER MUCHOS MÁS CUENTOS CADA SEMANA?

MUCHÍSIMAS

GRACIAS ^^