La Boda

por Ricardo García

—Señorita, ¿podría usted indicarme, por favor, el camino más rápido a su corazón? —le dice el chico a la chica señalando vagamente, un plano en la pared, como excusa, para poder estar a su lado y tocarle, a la vez y con disimulo el culo, pasando la mano por su cadera y sus nalgas, sintiendo el suave tacto de la seda de su  vestido.

—La mirada caballero —contesta ella, sonriendo, mientras se deja hacer.— Y, por lo que puedo notar, usted la tiene convenientemente sucia.

—¿Acaso le molesta mi sentido del tacto? —contesta él sonriendo de medio lado, pero sin apartar la mano de su cadera.

—Solo cuando ya se ha dado cuenta de que no llevo ropa interior. Porque eso significa… que me tiene usted en sus manos, como antes… Como siempre me tuvo…—le confiesa ella ruborizada pero riendo, antes de coger su mano para volver desde el parking a la Boda, de donde se habían escapado al encontrarse de nuevo, después de tantos años sin saber el uno del otro…




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
microcuentos-con-sabor-verano

¿Quieres nuestro ebook de microcuentos GRATIS?

Déjanos tu email y te lo mandamos GRATIS

¡Genial! 😍 😍 Te hemos enviado un email para confirmar tu dirección y poder enviarte nuestro ebook. Revisa tu buzón de promociones o correo no deseado, podría llegarte ahí nuestro correo.

Sergio Sarria - La conquista de MarteJesús Artacho - Justicia poética