Paula Andeliz - Centimetros ti

A centímetros de ti

Me moría de ganas por romper los centímetros que nos separaban, aún sabiendo que no sería capaz. Tal vez si lo hubieras hecho tú… Al fin y al cabo, me habías invitado a tu habitación. Una habitación que era parecida a ti: caótica, desarreglada, una tanto fría. Pero atractiva y con un toque especial. Y allí mismo, te juro que podría haberse parado el mundo. Qué más daba, si estábamos los dos sobre un colchón en el suelo. ¿Acaso no era suficiente?

Aunque también estaba ella, tan elegante. Y yo, sin embargo, tan torpe y tan terriblemente bloqueada. Solo podía observar. La chaqueta verde que llevabas el día que nos conocimos, tirada ahora sobre una silla. Una vieja matrícula en la puerta del armario. Partituras amontonadas en las estanterías. Y tú ahí, dándolo todo por ella. Esa forma de tocarla, con cariño y al mismo tiempo con una firmeza agresiva que casi dolía. Una caricia. Un arañazo. Cerrabas los ojos y ya no estabas allí. Golpeabas sus cuerdas en otro lugar, las rasgabas con dedos rápidos y seguros. En otro lugar. Me hubiera cambiado por aquella guitarra sin pensarlo ni un instante. Pero no me lo pediste. Y a mí la incertidumbre me impedía hacer otra cosa que no fuera mirarte. Solo mirarte y escucharte. Y escucharles. A los Beatles y a Sabina, que salían de tu guitarra y sobrevolaban la habitación en forma de acordes.

Y de verdad, el mundo podría haberse parado allí mismo. Pero no lo hizo, porque yo no rompí aquellos centímetros que nos separaban. Quién sabe, tal vez, si lo hubieras hecho tú…

[Total:3    Promedio:5/5]
Más artículos
como brizna - Manuel Bocanegra
Como una brizna