Alicia Faind - Al final del túnel

Al final del túnel

Divisé las ambulancias al final del túnel, faltaba poco para pasar por el accidente que detuvo el tráfico. No sabía cuánto tiempo llevaba atascado en aquel embotellamiento, mi teléfono había muerto de repente. Sentí la necesidad de ver la hora, aunque ya no recordaba para qué.

Bajé del vehículo y me dirigí a uno de los automóviles que se encontraban adelante, toqué con fuerza varias veces la ventanilla de este, sin embargo, la pareja ni siquiera volteó, y con toda razón, pues pude notar que estos discutían de forma acalorada. Consideré abandonar mi coche e irme caminando. Tenía que salir de la cola, del túnel y llegar. Volví al automóvil y encendí la radio, sin señal. Cerré los ojos con la intención de evocar qué día era. ¿Qué había hecho en horas anteriores? Busqué en la guantera y debajo de los asientos, algún calendario o nota que me ayudara con mi imprevista pérdida de memoria. Quizá era el cansancio, el adormecimiento y el sonido incesante de las sirenas que consumían mi mente. 

Distinguí a un fiscal de tránsito corriendo con la mano levantada en el aire, indicando que ya podíamos avanzar. El alivio que experimenté fue tanto, que hasta bajé la ventana del carro para saludarlo como gesto de cortesía. Aunque este me vio como si yo fuera el mismísimo vacío, no fue eso lo que me hizo sentir vano, sino observar al salir del túnel, un carro partido en dos y mi cuerpo dentro de él.