Pilar Alejos - Alma blues

Alma de blues

Queman su piel los primeros rayos de sol. Abriendo sus ojos, poco a poco, abandona el velo de oscuridad que los cubre, acostumbrándose a la luz. Su cuerpo se despoja de la soledad que lo acompaña durante la noche, sin rozar su desnudez, que duerme dándole la espalda. Abandona su gélida habitación. Necesita descongelar los sentimientos, que le ahogan atravesados en su garganta, pugnando por salir. Sabe que todo ha terminado.

El amanecer le devuelve la tibieza a su cuerpo. Se refugia en el bálsamo de su abrazo. Su alma de blues arrastra su dolor, empapando su piel de madera, mientras con su voz rota acaricia sus cuerdas…

[Total:1    Promedio:5/5]
Más artículos
Javier Puchades - Mesa cuatro
Mesa para cuatro