Angel Saiz Mora - Bajo su tutela

Bajo su tutela

Desde que llegó todo parece diferente. Ha hecho que mi vida se renueve. Gracias a ella he vuelto a salir de casa y tengo motivos para continuar.

Laura tenía razón. Con sus últimas fuerzas, mucho más preocupada por mi cercano futuro en soledad que por su salud, me pidió que adoptara una perrita, nacida el mismo día que ella dejase de existir.

Insistió mucho en este detalle. Tuve que prometérselo para complacerla. Una vez que sucedió lo inevitable ya solo quedaba cumplir mi palabra.

Salimos todas las tardes al parque que me dijo, lleno de viudas con perros. Sé que ella decidirá.