Banalidades - Beatriz Alonso

Banalidades

Lucas miraba la primera página de su Word, aún en blanco, mientras reflexionaba. Escribir había perdido el encanto del sonido incesante de la Olivetti contra el papel. No se permitían fallos. Cualquier letra mal tecleada suponía quitar la hoja de la máquina y volver a empezar. En realidad, eso es la vida. Un error, y hay que pasar página, levantarse y volver a intentarlo. Poner una hoja nueva. Por desgracia, no tenemos el botón mágico del teclado qwerty que nos permite borrar la última palabra mal dicha, el beso no dado, el “te quiero” no dicho y hacer lo correcto, como si no hubiera pasado nada. Ojalá. 

Como aquel concurso de escritura que acababa de perder. Si pudiera volver atrás, escribiría sobre otro tema. Algo menos íntimo, más común. Menos filosófico. A estas alturas, ¿a quién le importaban las reflexiones de un loco sobre la vida? Tenía que haber escrito sobre las redes sociales, los millennials, los filtros de Instagram, los realities de televisión. Algo que “estuviera de moda”. ¿Banalidades? Y qué. ¿Acaso lo otro había cambiado algo? ¿Había mejorado el mundo? 

El sonido de su móvil le sacó de sus pensamientos. Descolgó. —Hola…he leído tu escrito. —La reconoció. Era ella. Ese día entendió que aquella derrota fue su mejor victoria.

Más artículos
Agustina Bloom - Promesa viaje
Promesa de viaje