Cómo escribir cuentos cortos infantiles o para niños




Por Haizea Ustaran — Los microcuentos pueden ser de muchos tipos y géneros y pueden estar dirigidos a cualquier público de cualquier edad. Podemos encontrar microrrelatos dedicados a adultos y jóvenes, de temática seria como ‘El Dinosaurio’.

Pero también el público infantil tiene su lugar en el mundo de los microcuentos. Así pues, debemos saber que no es lo mismo escribir para un adolescente, un veinteañero o un adulto que para un niño, nos tenemos que adaptar a nuestros lectores y, a pesar de lo que pueda parecer, los niños son el público más exigente y difícil.

LOS PILARES DEL MICROCUENTO INFANTIL

  • MENTE DE NIÑO: El primer requisito es tener muy claro para quién estás escribiendo. Si escribes para un adolescente, tendrás que ponerte en la mente de un adolescente, si escribes para un adulto tendrás que saber cómo piensa, y si escribes para un niño tendrás que intentar averiguar cómo piensa un niño, tendrás que tratar de comprender su manera de observar, entender e interpretar el mundo que lo rodea.
  • MENTE POSITIVA: Tu historia infantil debe ser alegre y transmitir emociones positivas. Si no quieres que una vez terminado el microcuento los niños acaben tristes y llorando, crea una historia en la que, si bien a lo largo del desarrollo haya un conflicto, termine bien.
  • EL LÍMITE ES TU IMAGINACIÓN: Los niños poseen una imaginación desbordante y tu historia debe hacer eco de este hecho. Cuánto más absurda sea la historia o más inverosímil resulte, mejor. Animales que hablan, alienígenas, monstruos, objetos con vida…

PASOS PARA CREAR TU MICROCUENTO INFANTIL

  1. DÓNDE BUSCAR LA INSPIRACIÓN: Si estás acostumbrado a escribir para adultos, tal vez te resulte complicado ponerte en el lugar de un niño y crear una historia adecuada. Por eso te recomendamos los siguientes libros y películas: “Alicia en el País de las Maravillas”, “El viaje de Chihiro” o “Charlie y la fábrica de chocolate”. En ellos encontrarás divertidas e ingeniosas historias que aunque no son microcuentos seguro que te ayudan a sacar ideas creativas y originales que te servirán de inspiración en caso de que la necesites.
  2. DAR ALGUNA PECULIARIDAD AL PERSONAJE: ¿Cómo hacer que tu personaje enganche? Dale algún rasgo diferenciador, por pequeño que sea: Que tenga el pelo revuelto, que sea torpe, que siempre se rasque el cuello cuando está nervioso, que lleve calcetines de distinto color…Las peculiaridades y manías dan encanto a los personajes y pueden conseguir que el lector se identifique con él.
  3. LENGUAJE Y TRAMA SENCILLOS: Recuerda que estás escribiendo para un niño. No uses un lenguaje intrincado, rebuscado o cargado de profundas reflexiones o metáforas. Apuesta por la sencillez, tanto en el lenguaje, como en la historia en sí, y utiliza oraciones cortas y llanas. También debes evitar tramas excesivamente complicadas y dramáticas. A lo mejor es buena idea que leas algún cuento infantil para familiarizarte con el tipo de lenguaje y evitar caer en tópicos o excesiva infantilización. “Matilda”, “Momo” o “El Monstruo de colores” pueden ser buenas opciones para esto.
  4. TEMÁTICA SENCILLA: No pretendes tratar las grandes preocupaciones de la humanidad en un microcuento para niños. Los temas deben ser sencillos al igual que el lenguaje y la trama. Algunas ideas de temas pueden ser el amor, la amistad, la muerte y cómo un niño puede reaccionar y vivir cada uno de ellos.




ESTRUCTURA DEL MICROCUENTO INFANTIL

A pesar de ser un apartado de este post, la estructura del microcuento infantil no se diferencia mucho de la estructura de un microcuento de cualquier otra tipología o género.

Recuerda que estás escribiendo para un niño. No uses un lenguaje intrincado, rebuscado o cargado de profundas reflexiones o metáforas.

En primer lugar, tenemos una presentación (reducida eso sí), donde como su mismo nombre indica presentarás a tu personaje, con su peculiaridad y su situación.

Posteriormente, el nudo será el momento en el que esa primera situación comenzará a cambiar progresivamente, volviéndose cada vez más absurda, caótica o inverosímil hasta alcanzar su punto más álgido. A partir de esta culminación del caos, comenzará un proceso inverso, es decir, nos aproximamos al desenlace, pero progresivamente también.

El desenlace es el momento en el que personaje se enfrenta a la resolución del problema o el fin de su aventura o la consecución de su meta. Puede conseguirlo o no. En cualquier caso, estará cargado de emoción, aunque siempre emociones positivas.

Para terminar, recuerda que la práctica es la mejor manera de aprender. De manera que, si has llegado al final de este post, es el momento de ponerte a escribir tus microcuentos infantiles y ver si eres capaz de sacar de nuevo a relucir tu niño interior. No importa si no te queda bien a la primera, la práctica hace al maestro, y si quieres saber si tu microcuento vale la pena y es adecuado para un niño, siempre puede probar con algún joven miembro de tu familia.




Encuéntranos en Facebook
Síguenos en Twitter
Encuéntranos en Instagram
Cómo escribir cuentos cortos infantiles o para niños
5 (100%) 1 vote

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Ricardo Garcia - Cafe soloPenseitor - infierno de días grises