Cómo escribir microcuentos navideños




Por Haizea Ustaran — Se acerca la Navidad y, como cualquier época señalada del año, es un excusa perfecta para ponerse a escribir historias relacionadas con ella. Si piensa un poco, te vendrán a la memoria los libros de Dickens o las películas de Santa Claus que emiten todos los años en la tele (televisión). Pero, desde Dickens, las historias navideñas han evolucionado y  podemos dividirlas en “clásicas” y “modernas”.

Así que si te apetece escribir un microcuento navideño, en este artículo vamos a ver 4 claves propias, tanto de las historias más clásicas, como de las que son un poco diferentes, con las que podrás dar forma a tu microcuento.

Las 4 claves de las historias navideñas clásicas

  1. La clave principal y, probablemente la más obvia en este tipo de historias, es que tienen lugar la noche de Nochebuena, el día de Navidad o en alguna fecha cercana. Además de esto, aunque el lugar físico en el que ocurra no importa mucho, sí que es necesario que nieve para dar más sensación de Navidad.
  2. La Navidad es una época muy sentimental, cargada de todo tipo de emociones. Cada persona vive estos días a su manera y es frecuente que los sentimiento, incluso los opuestos, se entremezclen: La  alegría y el entusiasmo, la nostalgia, la tristeza, la melancolía, el rechazo y el enfado, todas ellas tiene cabida en Navidad. En tu microcuento puede haber personajes a los que les encante la Navidad y estén muy emocionados, y personajes que la odien y la saboteen, como el Grinch.
  3. Poseen una trama transformadora. En relación con lo anterior, los personajes suelen experimentar un cambio hacia el final de la historia que les hace darse cuenta de qué cosas son realmente importantes y los lleva a enfocar las fiestas y la vida de una manera completamente distinta.
    Pero, para ello, habrán vivido previamente una situación verdaderamente fascinante que les ayudará con esta revelación. Toma como ejemplo al Sr. Scrooge del famoso “Cuento de Navidad” de Dickens, un hombre avaro y amargado que odia la navidad y es arisco con todo el mundo, pero que cambia tras la visita de tres espíritus y aprende a apreciar su entorno.
  4. El final es y debe ser siempre feliz, independientemente de que a lo largo de la historia haya sucesos tristes o desafortunados. A raíz del cambio previo, los personajes experimentan la magia de la Navidad, lo que lleva a un final lleno de alegría y emociones positivas.




Las 4 claves de las historias navideñas modernas o diferentes

¿Cómo se puede construir una historia navideña distinta del modelo clásico? Pues deconstruyéndolo, es decir:

  1. La época ya no importa tanto. Si en los cuentos clásicos es fundamental que la historia ocurra en la época navideña mientras nieva, esto puede cambiar si quieres que tu microcuento sea algo más creativo. Así lo quiso el escritor argentino Fontanarrosa en su cuento “Y te digo más”, pues situó a Papá Noel en pleno verano.
  2. El lugar. El punto 2 de los cuentos clásicos era “que no tiene importancia el lugar en el que transcurren las historias”. Esto se acentúa si quieres darle un toque diferenciador a tu microcuento. Por ejemplo, Ray Bradbury situó su historia navideña “Cuento de Navidad” en Marte. Como ves, basta con dar rienda suelta a la imaginación para salirse del modelo clásico.
  3. El final puede no ser feliz y los personajes pueden no experimentar esa epifanía vital propia de las historias clásicas. Esto nos lleva al punto 4.
  4. No hay poder navideño transformador. Algo que critican con frecuencia los cuentos navideños modernos es precisamente toda la parafernalia y toda la supuesta magia que rodea esta época del año. Muchos autores, como Fiódor Dostoievski y Severino Salazar,  han escrito cuentos en los que reflexionan de un modo humorístico e irónico acerca de esta fiesta y otros temas relacionados, como la religión, la hipocresía, el consumismo y el doble rasero de muchas costumbres y creencias navideñas.

Como ves, para escribir un microcuento diferente es suficiente con echarle un poco de imaginación y, así, darles la vuelta a las claves de las historias navideñas clásicas. De hecho, las posibilidades creativas son mucho mayores, y no importa que la historia acabe siendo una locura si consigues darle ese toque especial que enganche al lector.

Para terminar, te animamos a elegir un modelo u otro (o ambos), y que escribas tu microcuento navideño. ¿A qué esperas? Mándanoslo aquí




Encuéntranos en Facebook
Síguenos en Twitter
Encuéntranos en Instagram
Cómo escribir microcuentos navideños
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Placido Romero - HeteropatriarcalNatalia Medina - Ilusiones vias