“El libro es mejor que la película”, la adaptación de las novelas al cine




Por Anna Carrera — Cuántas veces habremos oído eso de que el libro es siempre mejor que la película, o que el guión cinematográfico se aleja totalmente de la trama de la novela en la que está adaptado el film.

    Pero nunca llegamos a plantearnos cuáles son los puntos clave para trasladar una novela a la gran pantalla. Hay que pararse a pensar que una película no utiliza el mismo lenguaje que una novela, y ese factor es esencial para entender el porqué de muchas de las diferencias que siempre encontraremos entre el filme y el libro.

Un repaso de los puntos clave del paso de los libros a películas

Principalmente, el lenguaje cinematográfico es visual y, al adaptar una novela al cine, el contenido de las palabras literarias será sustituido por luces, música, planos… y si un texto original no es dramático, como, por ejemplo, las novelas de no ficción, las históricas, entre muchas, el argumento variará para hacerlo como un filme. ¿Cuál es el error de muchas películas basadas en novelas? El intento de los directores y guionistas de encajar convencionalismos pensados para un texto escrito en una película.

    La historia y los personajes en las novelas pueden ser infinitos, mientras que los protagonistas pueden ser descritos en mayor profundidad. En cambio, en el cine, el número de actores está limitado por el tiempo y la capacidad de atención del espectador. Ese es el motivo por el que en muchos filmes hay menos personajes de los que se presentaban en el libro.

    Es por eso mismo que la concentración de la información en las películas y los libros es muy distinta, ya que el tiempo de exposición narrativa en un filme es menor que el de una novela, y esto hace que se tengan que eliminar muchos componentes o se condensen varios elementos en una sola acción.




Aunque escuchemos repetidamente la frase “el libro es siempre mejor que la película”, existen una serie de filmes que por adaptarse a los puntos clave y respetar lo máximo posible la esencia de la novela (o no) se pueden considerar buenas adaptaciones; como, por ejemplo, 12 años de esclavitud, El Señor de los anillos, Harry Potter, El club de la lucha, Trainspotting, Cadena perpetua, La lista de Schindler o El silencio de los corderos, entre otras.

Con el boom de las plataformas de streaming como Netflix o HBO, la adaptación de novelas a series también está en auge, es el caso de la exitosa serie original de Netflix “Por 13 razones”, basada en la novela homónima de Jay Asher o El cuento de la criada de HBO, basada en la novela de Margaret Atwood; de ella, también, Netflix ha adaptado su novela Alias Grace. También cabe destacar que Juego de Tronos está basada en las novelas de George R.R Martin, aunque las temporadas ya se hayan alejado de la trama de los libros.

Otros ejemplos de series basadas en libros son Una serie de catastróficas desdichas (de la cual también hay basada una película), The Leftlovers, Heridas abiertas, Big Little Lies, American Gods y Ana de las Tejas Verdes, entre otras.

Autor

Anna Carrera

Anna Carrera




Encuéntranos en Facebook
Síguenos en Twitter
Encuéntranos en Instagram
La adaptación de las novelas al cine
5 (100%) 1 vote

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Pilar Alejos - DespertarMai Alonso - Lluvia otono