Microrrelato en el siglo XXI Historia de una explosión




Por Haizea Ustaran — Las minihistorias han estado siempre presentes en las culturas humanas, desde la cultura china o hindú hasta la tradición literaria occidental.  Desde tiempos antiguos, estos pequeños retazos de vidas y sucesos que han ido pasando de boca en boca y de generación en generación, creando oficios y aficiones, bebiendo de cuentos y leyendas populares, de refranes y fábulas; han llegado hasta nuestros días y van abriéndose paso con, cada vez, más fuerza.

En este nuevo siglo en el que el sector editorial se encuentra, claramente, en crisis, el microrrelato es un género que, tras siglos de olvido y abandono, se mantiene vivo y, de hecho, más vivo que nunca. Atrás quedaron aquellos tiempos en los que los microcuentos eran historias menores, ignoradas por el público y la crítica. En pleno siglo XXI, los microcuentos viven un auténtico momento de eclosión y expansión.

¿A qué se debe la eclosión del microcuento?

Durante años, el sector editorial fue reacio a considerar el microcuento como un verdadero género, argumentando que dos o tres líneas escritas no pueden ser consideradas auténtica literatura. Fue la época en la que las novelas de miles de páginas se volvieron a poner de moda y, entonces, el microcuento cayó de nuevo en desgracia. En una era de gigantes, el microcuento fue aplastado.

Pero el microrrelato, en este siglo, con la llegada de Internet, cuando ha resurgido, conquistando al público y revolucionando el modo de entender la literatura e, incluso la vida.

¿La vida? te preguntarás. Pues sí ,porque el arte es un manera de representar una forma particular de ver la vida. La literatura hace su representación con palabras. Así, mientras que, por ejemplo, en las novelas, se nos presentan vidas y sucesos completos, con su evolución, sus idas y venidas, el microcuento propone una manera distinta de observar la vida y atrapar la realidad.

Un microrrelato anula el estilo novelesco. Es el destello de un flash, un suceso, un instante. En un microcuento no importan los sucesos, importa el momento. De este modo, el autor crea, con un lenguaje sencillo, carente de descripciones exhaustivas o diálogos extensos; una imagen en la mente del lector, provocándole un gran impacto que le impulsará a querer saber más y a reflexionar acerca del breve instante leído. El microcuento es la reflexión que llega de la mano de la brevedad.

 




Internet, el origen de la eclosión

El resurgir del microcuento no habría sido posible sin el Internet que todos conocemos. Pero ¿Cómo ha cambiado Internet para hacer posible la eclosión del microcuento? Vamos a ver qué ha pasado:

  1. Democratización: Internet no siempre ha sido el espacio libre y de fácil acceso que todos conocemos. Era un mundo cerrado en el que solo era posible entrar con invitación y, por supuesto, cumpliendo las normas de los dueños. A medida que fue pasando el tiempo, Internet dejó de estar en manos de unos pocos, se popularizó, se democratizó.
  2. Bajo coste: Con la democratización, su precio descendió, de manera que más y más personas pudieron comenzar a usarlo, y por unos euros al mes se abría todo un mundo nuevo de posibilidades de ocio para la población, entre música, vídeos, libros o juegos.
  3. Nuevas formas de llegar al público: Además, el auge y la expansión de la web posibilita que cualquiera con una conexión a Internet, pueda utilizarlo para expandir su talento, más allá de revistas, periódicos o editoriales (cuyas normas pueden resultar una limitación), mediante blogs y páginas web en las que publicar sus libros y escritos; o redes sociales en las que publicitar las obras.

¿Por qué funciona el microcuento mejor que la novela?

Internet y, dentro de Internet, las redes sociales, son las herramientas más utilizadas en la actualidad, como forma de entretenimiento y de consumo de información. Cada día, una inmensa cantidad de información fluye a lo largo y ancho de la red para llegar a las necesidades del consumidor, que cada vez lo quiere todo más rápido. ¿Así que, cuáles son las dos razones que han permitido al microcuento destacar y funcionar mejor que la novela?

  • Consumo veloz: Podemos decir que la era de Internet es la era de la velocidad, de la inmediatez. Siempre estamos muy ocupados, nunca tenemos tiempo de nada y menos de leer. Las redes sociales, herramientas utilizadas por la mayor parte de la población, aumentan esta forma de vida rápida y de consumo fugaz. Los contenidos en redes como Twitter o Instagram son muy efímeros y obligan a publicar varias veces al día.

En este contexto de vida rápida y de falta de tiempo y paciencia, el contenido breve es el rey, un tipo de contenido que apenas requiere unos segundos de dedicación, conquista al usuario estresado que solo puede leer en algunos ratos muertos en el autobús o mientras toma un café.

  • Viralidad: La era de Internet es también la era de la viralidad, la era en la que un contenido destacable puede dar la vuelta al mundo en cuestión de horas o incluso minutos. Si bien, desde la democratización y popularización de Internet, es muy complicado destacar en la red al haber tal cantidad de blogs, escritos y publicaciones en redes sociales; los contenidos breves y de fácil consumo, son contenidos de fácil retweet y, por tanto, de fácil viralización.

Los microcuentos son auténticos contenidos virales que han rescatado un género perdido en las arrugas del tiempo. Son historias que viajan a la velocidad de la luz llegando a miles de personas en muy poco tiempo. Esta viralidad ha llamado la atención de las editoriales que, sumidas hasta hace nada en una profunda crisis, han visto en el exitoso microcuento una manera de salir del problema. De esta manera, el microrrelato ha dejado de ser un género menor ignorado por la industria del libro y se ha convertido en la gran propuesta literaria del siglo XXI, apoyado y cultivado por personajes conocidos como Dani Rovira y Mónica Carrillo .




Encuéntranos en Facebook
Síguenos en Twitter
Encuéntranos en Instagram
Microrrelato en el siglo XXI Historia de una explosión
5 (100%) 1 vote

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Relatos de terrorAgustinabloom - Premonicion