Felix Aguilar - Cañonazos en el tiempo

Cañonazos en el tiempo

Solamente ella había sobrevivido a aquel naufragio, oculta en uno de los barriles de ron vacíos que el capitán Barbanegra llevaba en la bodega del barco. Había visto, por el agujero donde antes hubo un tapón, cómo el resto de piratas corría y cargaba los cañones. Un barco enemigo, probablemente inglés, atacaba con pretensión de saquear y hundir la nave. Una bala de cañón impactó en la pared del barco, cerca de su escondite. El bamboleo y la inclinación del barco, hicieron rodar el barril directamente al mar, por lo que se golpeó varias veces hasta quedar inconsciente. 

A las pocas horas despertó aturdida y volvió a asomarse al agujero, asustada y desorientada, hasta que escuchó, rompiendo el silencio, a unas gaviotas y dedujo que se encontraba cerca de tierra. Usó toda su fuerza para romper la tapa del barril, aunque en tan poco espacio, le resultó complicado; pero cuando lo logró, la luz entró y sonrió brevemente. Se asomó y vio una playa enorme, llena de extrañas chozas, altos edificios y gente con ropajes extraños. Salió del barril y empezó a nadar hasta llegar a la orilla. La gente que había allí corrió a auxiliar a la náufraga, que asustada miraba atónita a personas con lentes oscuras, que hablaban un idioma extraño. Como pudo salió corriendo a toda prisa lo que la arena le permitía y chocó con un señor que estaba leyendo la prensa. Miró la fecha y vio “Saturday, April 4th, 2020”. ¿Qué significaba aquello? ¿Había estado 300 años en el barril? ¿Había viajado en el tiempo? Se giró, miró al mar y pudo ver dos barcos en el horizonte, borrosos y en silencio, alejarse. Una mano tocó su hombro y le dijo: “Vamos, Sophie, guarda el libro que tenemos que ir a casa. Han decretado el estado de alarma”.

Más artículos
Sergio Linde - Augurio
Augurio