Caracola - Caricias

Caricias

Se acercó al piano sigilosamente. No quiso encender la luz. Estaba en modo suicida. Como los amantes que besan sin miedo a las consecuencias.

Entró en la habitación besando el suelo, como preludio, y una vez que tuvo el piano de cara se inclinó haciendo de su cadera muelle y lo abrazo. Extendió sus brazos todo su largo sobre la cola y se escuchó el golpe de la pelvis sobre las blancas a lo Rachmaninov. Luego el silencio.

Aspira y huele la madera, la palma absorbiendo el tacto.  El calor de la piel.

La sueña el abrazo.

[Total:0    Promedio:0/5]
Más artículos
Javier Dominguez - Nueva habitacion
La nueva habitación