Plácido Zamora - Genética

Castigo genético

Hace años que puse 800 kilómetros de distancia entre ella y yo. Cambié de trabajo, de teléfono, de amigos. Modifiqué mi nombre y apellidos para no conservar nada que me recordara a ella. No me preocupaba si estaba viva o muerta; para mí había muerto. Sin embargo, cuando empezaba a olvidarla, ha reaparecido. Cada mañana, el espejo me muestra a una mujer que se parece a ella, que tiene sus mismos labios torcidos, sus mismas orejas minúsculas, su misma papada, sus mismos ojos malignos. ¡Mi madre me ha encontrado!

[Total:0    Promedio:0/5]
Más artículos
Sí, quiero
Sí, quiero