María José Viz - Clamor

Clamor

Eran cada vez más fuertes, pero José seguía ensimismado viendo su programa de televisión. Cuando emitían su serie favorita, siempre permanecía inmóvil y con la mirada fija en el aparato. Fuera, la lluvia se intensificaba, amenazando con convertirse en una gran tormenta. La mujer, completamente empapada, insistía, cada vez con más virulencia, muy nerviosa. Su rostro, ensangrentado, mostraba desesperación mezclada con miedo. Estaba temblando y giraba constantemente la cabeza, hacia la sombría y angosta callejuela. Los ojos, desmesuradamente abiertos. No quería gritar. En la noche sólo se oían sus angustiosos golpes. Él se estaba aproximando… Nadie le abrió la puerta.

[Total:0    Promedio:0/5]
Más artículos
Una Mirada - Xokotonto
Una mirada, una sonrisa, una caricia