Angel Saiz Mora - Conectados

Conectados

Nuestras madres, compañeras de colegio, habían vuelto a encontrarse de forma casual tras muchos años. Al poco, los padres también congeniaron. Los cuatro tienen mucho en común y son muy buenos conversadores.

Tú y yo también nos llevamos bien, aunque seamos de menos palabras que ellos, como suelen repetir, eso y que todavía somos unos niños.

Suelen quedar los fines de semana. Fuman, beben y conversan. Nosotros, mientras, jugamos en la habitación, siempre silenciosos.

Tanto disfrutan que no tienen prisa para marcharse. Espero que aún quede tiempo para desenganchar nuestros brackets, enredados después del último beso.