Hola. ¿Puedo puedo quedarme a ser feliz?

por Ander Dopico

Cuando camino, miro el nombre de las calles, porque todo me recuerda a ti.

Cada esquina que doblan mis ganas huelen a tu manera de hacerme feliz.

Cada vez que vuelvo a casa, vuelo.

No importa las veces que pase por tu portal,
que siempre encuentro la baldosa en la que me besaste las ganas.
De ser. Contigo.

Hace mucho tiempo que no tengo una charla con las agujas del reloj,
y se detuvieron en medio de la media noche,
justo cuando arañabas mis sueños por la espalda y me susurrabas futuros entre los labios.

Nunca conocí a nadie que respirara el aire con los ojos, y te conocí.
Haces que pasen de largo los días gris oscuro. Soplas mis miedos y se van.

Y te quedas,
con mis estrellas fugaces bailando por tu cielo.
Píntame el corazón de azul tú y los labios de tu sabor.
Quiero ser quien tenga las llaves de tu caos.

Para cuando quiera entrar a ordenar un poco los escalofríos.
Y dejarte una nota pegada justo al lado de la voluntad que diga:
“Hola. ¿Puedo puedo quedarme a ser feliz?”

Escritor

ander dopico

Ander Dopico




Hola ¿Puedo puedo quedarme a ser feliz?
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Ricardo Garcia - CoartadaRoman Camas - Jugando conocernos