Caricias

por Caracola

Se acercó al piano sigilosamente. No quiso encender la luz. Estaba en modo suicida. Como los amantes que besan sin miedo a las consecuencias.
Entró en la habitación besando el suelo, como preludio, y una vez que tuvo el piano de cara se inclinó haciendo de su cadera muelle y lo abrazo. Extendió sus brazos todo su largo sobre la cola y se escuchó el golpe de la pelvis sobre las blancas a lo Rachmaninov. Luego el silencio.
Aspira y huele la madera, la palma absorbiendo el tacto.  El calor de la piel.
La sueña el abrazo.

Escritor

caracola

Caracola




Caricias
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Sor Furcia - AñiicosFelix aguilar - 21 gramos