Todas las amapolas del mundo

por Caracola

Ahí está Frida con su columna vertebral desestructurada como las tortillas de patatas de los chefs de nueva hornada. Le escribe al amor con tal fuerza que tiemblan las golondrinas, las palabras se le quedan cortas. Tanto que desafía al diccionario para reinventar la forma de dibujar el amor, es así como escribe yo te cielo.

Porque no tardé en comprender que el amor bebe de la admiración, la emulo, y tal día como hoy te escribo: tú me amapolas.

En los oscuros días de invierno florezco en un rojo bermellón al calor de tus notas. Tú me amapolas.

Escritor

caracola

Caracola




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Jesus Garabato - Espiritu navidenoagustina-bloom-fue-nunca

¿Quieres muchos más cuentos? ¡Descúbrelos en nuestras redes!