Todas las amapolas del mundo

por Caracola

Ahí está Frida con su columna vertebral desestructurada como las tortillas de patatas de los chefs de nueva hornada. Le escribe al amor con tal fuerza que tiemblan las golondrinas, las palabras se le quedan cortas. Tanto que desafía al diccionario para reinventar la forma de dibujar el amor, es así como escribe yo te cielo.

Porque no tardé en comprender que el amor bebe de la admiración, la emulo, y tal día como hoy te escribo: tú me amapolas.

En los oscuros días de invierno florezco en un rojo bermellón al calor de tus notas. Tú me amapolas.

Escritor

caracola

Caracola




Todas las amapolas del mundo
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Jesus Garabato - Espiritu navideno