El escuadrón de la felicidad

por Carlos Sevilla

La felicidad, ese huidizo concepto, siempre había representado un problema para ellos. Las diferentes opiniones sobre cómo alcanzarla se habían convertido en obstáculos para la hegemonía que estaban dispuestos a instaurar a toda costa. Así que decidieron redactar una ley dictaminando lo que a su juicio era la verdadera felicidad.

Para velar su cumplimiento y evitar la proliferación de puntos de vista, conformaron un Ministerio de la Felicidad, cuyo brazo ejecutor era el “Escuadrón de la Felicidad”, compuesto por diligentes agentes. Sus miembros eran expertos en la sonrisa cínica, gesto que ensayaban todas las mañanas frente al espejo. Sabían que al perfeccionar esa mueca podrían llegar lejos, e incluso algún día ser merecedores de una de las famosas espadas.

El escuadrón era eficaz identificando focos de verdades incómodas. Aniquilaban la disidencia sin miramientos. Finalmente habían creado un significado universal y no podían admitir voces que no se doblegaran ante él. Instalaron megáfonos y pegaron afiches en todas las ciudades, recordando a la población cuán felices se suponía que eran.

A los que protestaban, porque no aceptaban esta imposición y argumentaban ser infelices, les propinaban la felicidad a chorros desde un camión de bomberos, disparándosela a toda propulsión, para que así fuesen felices hasta los tuétanos. A los que no entendían el significado había que hacérselo entender a golpes, si era necesario.

El líder supremo se sobaba las manos satisfecho con sus grandes avances. Pronto fracasaría rotundamente al intentar controlar otro concepto difuso que se interponía en su camino: la libertad.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
popup-ebook-2

¿Quieres nuestro ebook gratis?

Déjanos tus datos y recibirás un e-mail con un link para descargarte el eBook

¡Genial! 😍 😍 Te hemos enviado un email para confirmar tu dirección y poder enviarte nuestro ebook. Revisa tu buzón de promociones o correo no deseado, podría llegarte ahí nuestro correo.

Caracola - PalomaSor Furcia - De mayor quiero ser inmortal