Tras la ventana

por Félix Aguilar

Aquellas grietas en la pared eran la señal definitiva. La casa era un vaticinio de las ruinas en las que se iba a convertir. ¿Dónde iría después? Las calles estaban llenas de muertos caminando entre los coches. Era casi imposible atravesar la ciudad sin ser visto o correr el riesgo de un ataque en masa. Un viejo Cadillac era su único medio de transporte. Pero con doce años y sin nadie que le hubiera enseñado a conducir, resultaba inútil. Sabía que era el único ser humano vivo en el planeta y no tenía miedo.

Tenía hambre. Echaba de menos las galletas que hacía su madre y los domingos de fútbol con su padre. Llevaba dos meses conviviendo con sus cadáveres. Eso le curte a uno o le vuelve loco. Decidió arriesgarse a salir, no sin antes ponerse todas las capas de ropa posibles, para evitar los mordiscos. Cuando estuvo fuera a unos metros de su casa, se sintió orgulloso. Deseó que sus padres hubieran estado vivos para verlo. Había superado su agorafobia y era libre.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
popup-ebook-2

¡Descarga GRATIS nuestro ebook!

Deja tus datos y recibe el ebook gratis directamente en tu bandeja de entrada

¡Genial! 😍 😍 Te hemos enviado un email para confirmar tu dirección y poder enviarte nuestro ebook. Revisa tu buzón de promociones o correo no deseado, podría llegarte ahí nuestro correo.

Javier Dominguez - EncuentroMai Alonso - Después tu