es lo último que se pierde

por Irene G Punto

Voy a contestar a su pregunta con una historia…

Imaginen a un prisionero a muerte cuyo verdugo da la oportunidad de salvarse si es capaz de redactar un texto que le haga llorar.

El prisionero, respira, exhala y escribe con la ansiedad de un drogadicto cuando esnifa la última raya de la noche y con las manos llenas de miedo y saliva pegada en cada tilde que no puso por ignorancia,  entrega la carta de libertad  a su castigador.

Éste lo lee con desgana mientras poco a poco se empieza a comer su propio vómito.  Él, que dejó de sentir por miedo a encontrarse sin cita con su propia luz. Él, que ha propuesto un juego al prisionero para pasar los últimos minutos de su turno -a las 22:00 acaba-, aprieta ahora fuerte los dientes. No midió los pocos centímetros que separan a la poesía de las vísceras, a la bala de la herida, a la suerte del principiante.  No calculó la poca distancia que existe entre la memoria de dos hombres unidos por un mismo dolor: salvar su vida o darle sentido.

El verdugo coge las llaves, abre la celda y rellena un parte con una incendia. Hoy, a las 21:55 un preso se ha escapado.

¿Queda aclarada su duda?




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
popup-ebook-2

¿Quieres nuestro ebook gratis?

Déjanos tus datos y recibirás un e-mail con un link para descargarte el eBook

¡Genial! 😍 😍 Te hemos enviado un email para confirmar tu dirección y poder enviarte nuestro ebook. Revisa tu buzón de promociones o correo no deseado, podría llegarte ahí nuestro correo.

Tiras pero no aflojas - Abbey C.Sinestesia - Pilar Alejos