Amor de carretera

por Javi Alañón

Fue saludarnos y ya se sabía. La noche era nuestra.

El yo sólo estoy de paso que vivía entre mis manos encajaba de cine con el acabo de llegar a la ciudad que tu sonrisa me ofrecía. Y así, paso a paso, anduvimos hasta el cielo, recorrimos sus aceras y le dimos luz a las insípidas farolas que conviven en Madrid, para luego, bajar hasta una habitación cualquiera donde nadie pudiera vernos, y sin sueño, pudiéramos soñar.

Creo que si es a tu lado, no importa mucho el lugar. Arriba o abajo, realidad o ficción.

Sinceramente, creo que no hay hogar mejor.

Pero ya da igual… estoy de vuelta. Estaba de paso.

Y ya pasó.

Amor de carretera
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Javvier Puchades - Juego niñosFran lopez - Mi mejor amigo