El balón perdido

por Javier Dominguez

Francis, de puntillas, se estiró hasta donde le permitieron sus cuatro años y miró hacia el patio por la ventana de la puerta. A su izquierda estaba la pared de la casa del vecino, a su derecha la de la cocina que le bloqueaba la vista hacia el resto. Escuchó que patearon de nuevo el balón de fútbol y lo vio volando hacia la pared a su izquierda. La pelota rebotaba y rodaba sobre la grama amarillenta hasta perderse de vista.

Desde hace días no lo encontraba y no se lo dejaría a un extraño así de fácil, por eso abrió la puerta y corrió hacia ella para atraparla y pillar al pateador misterioso. Capturó la pelota, pero cuando llegó al medio del patio no encontró a nadie. Esperó un rato, pero no pasó nada.

Recorrió de nuevo el lugar y vio un agujero en el suelo, parecía la entrada de una madriguera. Entonces tuvo una idea y soltó el balón, volvió a la cocina y cerró la puerta, pero se quedó del lado de afuera, pegado a la pared de la cocina. Unos minutos después volvió a escuchar la patada contra el balón y lo vio volando. Se asomó con cautela y descubrió a unos duendes saliendo del agujero.

Francis se sorprendió y entró corriendo a buscar sus cartas de Pokemón para dejarlas ahí también ¿le gustaría eso a los duendes? Tenía que descubrir los gustos de sus nuevos compañeros de juego.




El balón perdido
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Kaw - Café TibioNetbookk - Sal