La talentosa Bulma

por Javier Dominguez

—Ha escrito toda su vida y sus últimas novelas no han dejado a nadie indiferente. Y ahora nos sorprende con esta exposición. La crítica no cesa de alabarle. ¿Qué viene ahora? ¿Un disco? ¿Una película?

— Pinto desde muy joven también —dijo Cecilia riéndose —, pero siempre fue algo personal, sin mayores aspiraciones. Esta exposición son cuadros que he guardado por años.

En la video-entrevista Cecilia siguió hablando del arte y la curiosidad. Bulma, su robot de servicio, podía escucharla desde el patio mientras regaba las plantas. Entonces vio una mariposa de alas amarillas y negras posarse sobre una hoja.

Cecilia terminó la entrevista y salió al patio con una taza de café que Bulma le había hecho. Se quedó bajo el marco de la puerta. Notó que Bulma miraba a la mariposa y no quiso interrumpirla. Ya la conocía y seguramente estaba investigando sobre ella, escribiendo un poema, una novela y pintándola, todo al mismo tiempo.

La mariposa voló. Bulma giró la cabeza y la siguió. Cecilia se acercó para preguntarle sobre su encuentro con la mariposa. Un momento breve para un humano, pero largo y memorable para el robot que había escrito varias sagas exitosas y que recientemente se había interesado en la pintura.

Cecilia decidió firmar las obras de Bulma cuando las descubrió. Al robot nunca le importó eso. Le enviaba los archivos cuando terminaba y listo.

Cecilia tomó otro sorbo de café, humeante, espumoso, espeso. Bulma tenía tantos talentos.




Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
maria jose viz - magiaCesar Poetry - Reside locura