Otra vuelta al parque

por Javier Dominguez

Seis kilómetros en subida, seis en bajada, dos para volver, ritmo medio, una hora cuarenta. Un domingo cualquiera. Luego al mercado, hay que buscar cebolla, papas, lechuga, pollo, milanesas, no, mejor pechuga. Se dejan descongelando en el fregadero. Ponlas en un plato. Solía decir Ana. Luego al terreno, la podadora, la camioneta, hace tres semanas que no lo visitaba. Vamos al terreno, avísale al compadre, decía Ana en las tardes de domingo cuando el sol se columpiaba en lo alto. Pasó casi toda la tarde limpiando el terreno, revisando las matas de aguacate, recogiendo algunos, este se lo vamos a dar a la vecina… hora de regresar, son casi las cuatro, hay que preparar el pollo. Se le quita la piel, se le saca la grasa, se rebana, se sacan las milanesas, se condimentan… ajo, siempre hay que ponerle ajo, eso le da un sabor… Luego se congelan… se ponen en bandejitas de anime, separadas y luego al congelador… son las cinco y quince, da chance de darle dos vueltas al parque, vamos. Los domingos mucha gente lleva a los niños, enséñale a Raúl a andar en bicicleta. Dos kilómetros, cuatro vueltas al parque, Raúl aprendió a usar la bici, hasta practicó bicicross.

—Hace tiempo que no lo veía—dijo una señora que lo reconoció— ¿Y su esposa?, ¿ya no viene a correr?

—No, ella murió hace un año.

Silencio.

Todavía hay luz, otra vuelta al parque.




Otra vuelta al parque
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Frank Herrera - SaudadeCarlos Sevilla - El tren del silencio