El último chapuzón

por Javier Puchades

Esta mañana de domingo ella se ríe mientras, su esposo sube a lo más alto de la roca que hay frente al lago y, a voz en grito, le dice:

—Te avisé la última vez que, cuando volviésemos, me tiraría de cabeza.

Ella se sonríe cuando le ve coger carrerilla para tomar impulso. No puede controlar la risa al mirarle caer al agua. Y así, a carcajada limpia, en ese instante, confirma a través del móvil, que recibió correctamente el paquete, de esa empresa brasileña de animales exóticos, que contenía el recipiente con todas las pirañas vivas en su interior. Y que ahora, esperaban en el agua la llegada de su marido…




El último chapuzón
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Pilar Alejos - DeshabitadaFran Lopez - A mi primero