OTRO DÍA IREMOS, MAMÁ

por Javier Puchades

Cerró los ojos, sopló las velas, pero no pidió deseo alguno. Desmontó el móvil del palo selfie y envió la fotografía a sus hijos, que por la mañana le habían llamado con las excusas de siempre, así creerían que no lo había celebrado sola. No volvió a congelar la tarta de nuevo, ya que no le haría falta para el próximo año.

Lo tenía todo pensado. Vació el arcón congelador de la cocina, se metió en su interior, dejó caer la tapa y sonrió. Solo pensaba que no se fuese la luz, para que cuando por fin acudiesen a verla la encontrasen feliz.




Otro día iremos, mamá
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Jesús Artacho - LiteraturaEnrique Adam - Nada peor que una ex