INVIERNO SIDERAL

por Kaw

Atrás quedaban los veranos de tocarle las pestañas a nuestra estrella, de las paletas de mil colores pintando a los planetas con extrañas primaveras. Atrás quedó la Tierra, hecha otoño, hecha sueño de personas, de sonrisas y de lágrimas, de recuerdos que parecen muertos.

Porque delante y detrás y arriba y abajo sólo está esta nada moteada de todas las estrellas que soñé, pero que jamás rozaré. Porque siempre quise entrar al firmamento y ahora querría poder volver a ver el mar. Por todo ello es que ahora sé que nunca supe lo que es la soledad, porque por más solo que me sintiese entre la gente, nunca lo estuve en realidad.

Así pues, mi nave es una casa sin puerta y con ventanas; sin gravedad, pero con tanta levedad, que mi vida parece la mota de polvo de estrella que es. Tanto, tanto echo de menos aquel día… Aunque, realmente, añoraría a uno cualquiera, porque aquí afuera, que no tengo ninguno, sé que en algún momento de esta eterna noche la eternidad llegará impuntual a su cita, petará en mi ventana y la abriré y volaremos hasta aquella casa mía desde la que olía la brisa del mar.

Y ahí, en medio de la más inmensa nada, dejaré que por siempre flote mi cuerpo, atestiguando a ese viajero incansable que es la Humanidad, a esa humana paradoja de querer ir a donde no se pueda llegar por no saber cuidar el hogar.

Escritor

kaw

Kaw




Invierno Sideral
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Fran López - Amores CabezonesNetbookk - Despertares