Hermosa y brillante

por Kelamind

Se levantó desnuda de la cama con la gracilidad de un gato y pasó junto a él.

Se sentía guapa y quería que la mirara, cada poro, toda la espalda…

Sonrió para sí misma porque sabía que se detendría en las nalgas, así que se paró un momento, un poco arqueada, para que pudiera admirarla.

Había sido una noche de amor, de sexo, de locura desenfrenada.

Se estiró mientras se miraba al espejo y bostezaba, lo que acentuó por un momento su aspecto felino de esa mañana.

Se sentía viva y feliz.

Se sentía amada.

Vio en el reflejo como él se reclinaba para degustarla mejor, veía cuánto la quería, todo lo que la deseaba.

–Hoy estás preciosa –susurró.

Lo miró un momento.

Luego  volvió  a  centrarse  en  su  propio  reflejo:  estrecha  cintura,  largo  cuello,  bonita sonrisa…Siguió subiendo y la sonrisa no la abandonó al ver que en su cabeza seguía sin haber rastro de su melena.  Incluso se dio el  lujo de reírse un poquito pensado que su cabeza era tan brillante y hermosa como ella.

Claro que también había mañanas tristes de petaca y trinchera, como en todas las crueles guerras, días en los que alguien cercano susurraba el nombre del Cabrón…Pero esa no sería una de ellas. Hoy no. Hoy tocaba gritarle: “Te jodes. Me siento bonita, fuerte y voy ganando la batalla”.

–Hoy estás preciosa –repitió él sacándola del diálogo con su reflejo.

–Lo sé… Estoy llena de vida.

Escritor

Kelamind




Hermosa y brillante
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Mai Alonso - Idioma tuLuis Garcia Piedehierro - Deseos