Aún lates en mí

por Mai Alonso

Fuera, el tiempo parece haberse detenido.

Las nubes se han sentado a llover en los tejados,

el aire huele a cera quemada,

los cristales empañados

y todos los pájaros han callado.

Hoy, me observan mudos tras la ventana

como si nos concedieran este último y dormido,

minuto de silencio.

 

Hoy, todos lloran tu partida.

Yo sigo buscando tus caricias.

He llorado tanto y tan callado

que todo me queda grande,

hasta mi propia piel,

en la que me pierdo y aún no me encuentro,

a la que hoy me abrazo y en la que aún estoy,

buscándote.

 

Te escribo.

A temblores.

A sollozos.

A borrones de tinta.

A papel arrugado.

A tristeza absoluta.

A marea salada que inunda.

A despedida obligada.

A pájaros sin alas.

A dueles y amor.

 

Te escribo,

con el pulso tembloroso

y desbocado de saber,

que ya no estás,

que volaste a otro lugar y que aquí,

mis besos se ahogan sin ti.

Porque tú amor,

aún estás en mí.

Aún lates en mí,

en estas letras que hoy hablan de ti,

de mí, nosotros..

esa palabra que de pronto se ha roto.

 

Esto es lo más cerca de ti que puedo estar.

Lo más cerca que te podré abrazar.

El único lugar donde nos podremos reencontrar,

donde te podré soñar.

El mundo volverá a girar y yo seguiré aquí, sin ti.

Aquí donde no te pude salvar.

Y tú allí. Allí donde ahora descanses, y en paz.




Aún lates en mí
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Ricardo Garcia - SuerteCarlos Sevilla - Nativos digitales