Involución

por María José Viz

Por más que quisiera correr, le resultaba imposible avanzar. Aquellas mazorcas gigantes, a su paso, resultaban amenazadoras. La hierba le sobrepasaba en altura más de dos metros y el riachuelo que transcurría por el prado se parecía más a un océano insalvable. Nacho se lamenta de su situación y culpa a los que le rodean de todo lo que está sufriendo en estos momentos. Se ha convertido, a ritmo vertiginoso, en una criatura mínima, en un ente insignificante. Cuando tropieza con aquella piedra que se le antoja una mole, piensa: “quizás no tenía que haberme tomado aquellas píldoras del crecimiento”.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Plácido Romero - Sueño ibrahimPatricia Campos - Vacaciones

¿Quieres muchos más cuentos? ¡Descúbrelos en nuestras redes!