Las horas muertas

por Moisés Ruiz

A la una decidimos que las dos sería una buena hora para hablar sobre besarnos hasta las tres. De cuatro a cinco, solo caricias y caídas en picado a morder los dedos de sus pies. De seis en seis y hasta las siete, solo miradas cada ocho microsegundos. Dejamos lo de erosionarnos para las nueve por si a las diez no nos salían cuentas mientras pasaban las horas muertas.

Escritor

Moises Ruiz

Moisés Ruiz




Las horas muertas
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Rodrigo Andreu - InstantePlácido Romero - BMW 1007