Contigo en la maleta

por Natalia Medina

Bajaron del tren y ya habían llegado al aeropuerto.

Cargada de maletas y sobrepeso de amor en el equipaje, pues no quería que le faltara, le
abrazó antes de cruzar esa puerta que le separaría durante un largo tiempo de él. Llovía fuera, y dentro de ellos también.

Les observé hasta el momento en que ya lejos, sacudían sus manos diciéndose un “te quiero” bajito, pero tan potente que hasta yo, ajena a ellos, pude sentirlo. Su paciencia. Su dolor. Pero sobre todo su magia y sin duda, el poder del amor. Ahora, imagino su reencuentro.




Contigo en la maleta
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Marina Cabrero - La historiaRicardo Garcia - Cafe solo