Ilusiones entre las vías

por Natalia Medina

Aquella tarde iba hacia Goya. Frente a mí, un chico joven con una bicicleta y al lado un anciano, con su bastón, su boina, sus pasos lentos, sus arrugas marcadas por el tiempo…

Él miraba la bicicleta con deseo. “Me encantaría montar… pero no sé si podré hacerlo porque mis piernas me fallan…” y se sumergió en su infancia contándonos con ojos brillantes sus historias a dos ruedas.

Próxima estación: Goya. Salí del metro.

Era Navidad. En la plaza de Felipe II estaban los Reyes Magos. Les pedí una bicicleta para aquel señor, pero sobre todo que pudiera dar pedales.




Ilusiones entre las vías
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Cómo escribir microcuentos de navidadJavier Puchades - Interiores compartidos