La leyenda de los Ahoras

por Óscar Soria Gonzalez

Cuenta una leyenda universal que, hace muchas épocas, las personas eran animales simbióticos: Iban siempre acompañadas de un pájaro diminuto, de plumaje brillante y canto melódico y como un susurro. Se llamaba Ahora

Los Ahoras acompañaban a los humanos día y noche, revoloteando por sus cabezas en silencio. Cada vez que sus simbiontes contemplaban un paisaje hermoso, miraban a alguien a los ojos o vivían cualquiera de esos mágicos eventos que suelen discriminarse solo por ser cotidianos, el Ahora les daba un picotazo en la cabeza y cantaba; entonces las personas tenían un Momento de Consciencia: vivían el presente con más nitidez y eran felices. Los Ahoras se alimentaban de las emociones que se desprendían de estos momentos, y de ahí la simbiosis.

Sin embargo, algo ocurrió. Un día, por motivos siniestros, la gente empezó a relacionarse con otras dos aves, una de plumaje negro y otra blanco: se llamaban Antes y Después, y poco a poco, los Ahoras fueron muriendo, la magia de los pequeños detalles desapareció, y los Momentos de Consciencia se perdieron para siempre.

Mas éste no es el final de la historia, pues la leyenda asegura que los Ahoras, aunque ya no puedan volar ni picarnos, siguen viviendo dentro de nuestra alma, esperando que retomemos la simbiosis y podamos ver la magia de nuevo.

Incluso dicen algunos que… si cierras los ojos, respiras hondo y sonríes, podrás sentir en el corazón el picotazo del Ahora, y al volver a abrirlos el mundo será brillante.




La leyenda de los Ahoras
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Carlos Sevilla - Burbujas PiadosasPlacido Romero - Husos amorosos