Se equivocaban

por Óscar Soria Gonzalez

Llovía a cántaros y tronaba como si una bestia abismal se abriera paso desde los cielos. Todos se pusieron a cubierto salvo ella. Pobre loca afortunada. Ella se había enamorado de la tormenta y bailaba sobre los charcos a pesar de las llamadas a voces del resto. Cuando alguien la cogió en brazos y la sacó de allí, creyeron haberla salvado.




Se equivocaban
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Maria Jose Viz - Vida detenida-maria-vizPilar Alejos - Domingos sol