Cumaná

por Patricia Campos Ramirez

En algún lugar, pueden oírse campanas repicando felicidad.
Aquí, yo tengo los brazos desnudos y la espalda y las costillas. Y la felicidad vacía. Pero estamos bien, me digo. Andamos como siempre, bebemos algo, charlamos y, a ratos, olvidamos y sonreímos. Sin embargo, como un golpe de aire repentino, me deshago en un inevitable aullido ahogado, que se escapa hacia las calles desde mis ojos.

Mi alarido, trémulo y fracturado, se alza en el aire e infecta toda la ciudad. Y nadie se gira, nadie me alcanza su mano, nadie me llora, nadie ve nada. Nadie escucha. Y todos nosotros coincidimos en un susurro, en una especie de dolorosa sospecha. Parece que en algún lugar, pueden oírse campanas repicando felicidad. Y todos cantan.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Maria Jose Viz - Querido hijoPilar Alejos - Nostalgia