EL SECRETO DE LAS MARGARITAS

por Penseitor

Como cada mañana, Marián abrió la floristería a las nueve en punto. Y como venía sucediendo desde algunas semanas atrás, se dio mucha prisa en colocar las nuevas flores que había recibido, depositándolas en los jarrones y cubos habituales. Las rosas al fondo, junto al mostrador. Embriagarse con el olor que desprendían era lo que más la motivaba en aquel trabajo y por ello deseaba tenerlas siempre cerca. Las azaleas, a un lado; las camelias y los claveles, enfrente. Los gladiolos, siempre tan coloridos, bajo el expositor en que se mostraban a los clientes los centros y ramos ya preparados. Después, se acercó a la puerta y allí esperó pacientemente a que él apareciese por la esquina. Al verlo, y como cada día, fue corriendo a la trastienda y trajo las margaritas para dejarlas completamente a la vista. Y él, de quien no sabía su nombre, le compró de nuevo una docena para irse después deshojándolas, pétalo a pétalo, hasta perderse de nuevo al final de la calle. Y Marián volvió a pensar que debía estar loco. ¿Quién en su sano juicio dehojaría tantas flores, si con una sola margarita ya tendría la respuesta de si le querían o no?

Y el hombre, de quien ella no sabía su nombre, al llegar a casa se acercó a su mujer y le habló bajito: “Da igual que ya no me recuerdes Marguerite, yo vengo de engalanar de nuevo la acera en que te conocí, aquel día de mayo, mientras comprabas flores.”

Escritor

penseitor

Penseitor




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
popup-ebook-2

¿Quieres nuestro ebook gratis?

Déjanos tus datos y recibirás un e-mail con un link para descargarte el eBook

¡Genial! 😍 😍 Te hemos enviado un email para confirmar tu dirección y poder enviarte nuestro ebook. Revisa tu buzón de promociones o correo no deseado, podría llegarte ahí nuestro correo.

encontrar perfecto invitado placido romeroMi Madre Roman Camas