Alma de blues

por Pilar Alejos

Queman su piel los primeros rayos de sol. Abriendo sus ojos, poco a poco, abandona el velo de oscuridad que los cubre, acostumbrándose a la luz. Su cuerpo se despoja de la soledad que lo acompaña durante la noche, sin rozar su desnudez, que duerme dándole la espalda. Abandona su gélida habitación. Necesita descongelar los sentimientos, que le ahogan atravesados en su garganta, pugnando por salir. Sabe que todo ha terminado.
El amanecer le devuelve la tibieza a su cuerpo. Se refugia en el bálsamo de su abrazo. Su alma de blues arrastra su dolor, empapando su piel de madera, mientras con su voz rota acaricia sus cuerdas…




Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Javier Dominguez - CordalesCarlos Sevilla - Fuegos fatuos