Azul y negro

por Pilar Alejos

Despierto de mi letargo al despuntar el alba. Al fin ha llegado el gran día, no sé lo que me espera tras este largo paréntesis. Desde mi llegada, se paralizó el tiempo y se detuvo mi mundo. Tuve que luchar, a vida o muerte, para sobrevivir.

Guardo en mi memoria los mejores recuerdos, los inolvidables, después espero paciente junto a la puerta. Me preparo para afrontar la dura realidad, sabiendo que me golpeará en la cara con los primeros rayos de sol.

Frente a mí se abre por última vez la reja. Siento desvanecerse mis sueños al primer pinchazo. Ríos de lava incandescente corren por mis venas, fundiendo en negro mi ansiada libertad.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
agustina-bloom-fue-nuncaRoman Camas - Amigo invisible

¿Quieres muchos más cuentos? ¡Descúbrelos en nuestras redes!