Contaminación

por Pilar Alejos

Una placa, sobre un banco del parque, recuerda la fecha de cuando a Paco, nuestro querido quiosquero, lo atracaron tras darle una brutal paliza.

Desde entonces, todo ha cambiado. El barrio se ha ido habitando con nuevos vecinos que hablan otras lenguas y su piel tiene otro color. Los padres prefieren no correr riesgos. Temen que sus pequeños, si juegan entre ellos, sufran alguna contaminación. Por eso, los niños han abandonado los columpios. Ahora, se divierten enterrados en la piscina de bolas multicolores.

A salvo en el coche de regreso a casa, después de merendar en el kebab, la familia se divierte cantando mientras suena la radio a ritmo de reguetón.




Contaminación
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Úrsula Vegas - Dos orillasMarina Cabrera - La luna