Emociones

por Pilar Alejos

—Mamá ¿no lo recuerdas? Es papá —le dijo su hija, cuando ella le preguntó quién era aquel señor que se acostaba a su lado. La miró con incredulidad y desconfianza. Estaba muy segura, ese no era su Manuel. Él era joven y guapo.
A aquel vejestorio no lo conocía de nada.

Después, se le iluminó la cara cuando escuchó las notas de aquel viejo pasodoble que sonaba a través de la ventana. De pronto, su pasado se hizo presente y comenzó a canturrear la letra mientras sus manos acompañaban la melodía bailando en el aire.

Aunque apenas podía ver con sus ojos cansados, adoraba profundamente la poesía. Una y otra vez, leía el mismo poemario. Aquellos versos anegaban su alma de tantas emociones que desbordaban sus ojos y acababan deslizándose por sus mejillas. Luego, se perdía de nuevo en el olvido.




Emociones
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Maria Jose Viz - EscaparateRodrigo Andreu - Vivir creer