Invencible

por Pilar Alejos

Avanza sobre la nieve a pesar de lo escarpado del camino. Sabe que no debe detenerse o acabará congelado. Su ropa es demasiado ligera para soportar temperaturas bajo cero. Hace tanto frío que no puede dejar de tiritar y le castañetean los dientes, pero al menos, no le duelen los pies ya que apenas los siente.

Aunque nota el cuerpo entumecido, enrojecidas e insensibles las mejillas, quemada la piel de sus manos, envejecidas por no tener guantes, y en su cabeza, sin un gorro que la proteja, la gélida nieve se acumula cubriendo de blanco su pelo, todo eso no le importa.

La emoción que siente por dentro evita que desfallezca y se refleja en su rostro regalando sonrisas a través de sus ojos rasgados. Esa fuerza interior hace que se crezca hasta creerse invencible. El dolor desaparece, cuando aprende con avidez sentado ante sus libros, al llegar a la escuela.




Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Mai Alonso - Ahora noPlácido Romero - Efecto pigmalion