Próximo vuelo

por Pilar Alejos

A pesar de lo mucho que le dolían las piernas, subió los ocho pisos que la separaban de la azotea. Esta vez, no iba cargada con la pesada colada. La había dejado dando vueltas en la lavadora. Le enseñaron que los trapos sucios se lavan en casa. Y así lo hizo, hasta que no pudo más. Tras la puerta, quedó su último insulto ahogado entre amenazas.

Con el cuerpo maltrecho escaló cada peldaño con rabia. Sabía que cada paso la alejaba del terror, del amor que mata. Sujetó su corazón para que no se le escapase del pecho e intentó respirar cada bocanada como si fuese la última. Al llegar, buscó su dinero, ahorrado golpe a golpe, en la única maceta pintada de azul. Solo encontró tierra.

Abriendo sus alas sobrevoló su cielo dejando una estela de libertad.




Próximo vuelo
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
Ander Dopico - Distancia considera vertigoPedro Andreu - Canción carretera