RAÍCES

por Pilar Alejos

Al cerrar los ojos regresa como si no hubiese pasado el tiempo. Recuerda ese olor a jazmines en verano, a tierra mojada tras la tormenta y aquella pequeña campana que le tañe dentro.

Allí quedaron sus raíces, su hogar, sus antepasados, a cambio de miseria en sus bolsillos y un enorme vacío en el corazón.

No pudo luchar contra ello. Solo conserva una caja con un puñado de tierra, su frágil memoria y aquellas viejas fotos mojadas de añoranza, paisajes fantasmas, ahogados, llenos de silencio.

Espera que la sequía aflore las tumbas, que le permita depositar flores a sus muertos.




Raíces
Vota este contenido

Microcuento.es respeta la privacidad de sus datos

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades de afiliación, analíticas, publicitarias y comportamentales. Más Información sobre la política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
impulso por Innestesiaencontrar perfecto invitado placido romero